viernes, noviembre 13, 2009

Más allá de la Cúpula del Trueno...del IKEA

El lunes pasado – fiesta en la capital del reino – Ti y yo decidimos completar nuestro ajuar de casa pasándonos “un momentito” por el Ikea de una localidad cercana-en la que no era fiesta- “a tiro hecho” y con las referencias de los muebles y objetos que íbamos a comprar apuntadas en una hojita de papel “para no entretenernos”.

Llegamos sobre la hora de comer (seguro que todo el mundo se ha ido a su casita a idem -nos dijimos muy ufanos mientras conducíamos hacia allí) y las puertas del infierno se abrieron ante nosotros mostrándonos la verdadera naturaleza humana-más parecida a la de ángeles caídos y demonios varios que a seres de bondad y gentes de buen vivir-.

Tras luchar-literalmente- con decenas de rugientes coches y con sus no menos rugientes dueños por un aparcamiento, atravesamos la primera puerta del infierno y entramos en la tienda. El “momentito” se convirtió en casi tres horas de suplicio que incluyeron un sándwich en no muy buen estado (lo sé porque estuve los dos días posteriores con el estómago dado la vuelta y cada vez que pienso en el ingrediente concreto del sándwich me dan nauseas), una batalla contra la mala educación de un individuo que se apropió de un carrito aún cuando había cola esperando para obtener uno (mención aparte del cabezado que casi se lleva Ti del poligonero individuo al recriminarle firme pero educadamente su acción y mención de honor para el tiarrón de casi dos metros que le salvó de recibir el cabezazo y más al interponerse) y varios empujones, atropellos y choques de carritos de lo lleno que estaba el lugar.

Al fin, conseguimos salir de aquel abismo sin fondo cargados con el mueble del salón, un espejo para el baño, unos vasos, una estantería, una colcha para el sofá y un pelapatatas. ¡Victoria! clamamos.

Ya que estábamos allí y como de perdidos al río, nos dirigimos a la conocida tienda de al lado (electrónica y pequeño electrodoméstico) para mirar precios de teléfonos inalámbricos pues teníamos idea de poner uno en casa. Elegimos uno que parecía majo y como Ti había jubilado su afeitadora (un buen día se negó a funcionar y no hubo manera de resucitarla) fuimos a comparar precios.

Las de chica eran taaaaaan bonitas. Tan rosas, y malvas y verde-azuladitas…que le pregunté al dependiente-individuo vendedor de camiseta roja por una que “no dejara ni un pelo en la línea del bikini” (yo quería una que afeitara las piernas y ADEMÁS no dejara ni un pelo en la línea del bikini) y me enseñó una rosita, monísima, de una marca rarísima pero que él juró y perjuró que era buenísima porque sólo se dedicaban a hacer este tipo de producto femenino.

La miré, me miró, Ti dijo que me la regalaba y nos la llevamos.

La puse a recargar toda la noche (cual móvil), tan feliz de pensar que al día siguiente iba a matar pelos de las piernas a cascaporrillo y sin piedad. Pasaron las horas y llegó el momento de usarla…pasé y pasé y pasé y volví a pasar el aparatejo por la pierna una y otra y otra y otra vez…y los pelos seguían ahí (os juro que les oí cachondearse de mí). Cambié los accesorios (a lo mejor es que yo era tonta y no sabía utilizarla) y lo intenté de nuevo…Nada de nada de nada…

Tenía que haberme dado cuenta al leer el nombre (voy a poner uno ficticio pero parecido para no hacerles publicidad encima): LíneaBikini Epil… Exacto, SÓLO servía para la línea del Bikini y MÁS ABAJO pero para nada más!!

Así que, voy a ser la que tenga la línea del bikini mejor depilada de la playa pero el tema de las piernas va a ser que no…

Tendré que pedir otra a los Reyes Majos o algo…

Etiquetas:

3 comentarios:

Blogger MaCoROW ha dicho...

Jajajajajaja!!!! Qué bueno lo de la bronca de Ikea. Suele pasar. La última vez que estuve una señora muy lista aprovechó que yo estaba mirando cosas en un estante de la zona de cocina y la cacé cogiendo cosas de mi carro porque le habían parecido monas y ella no las había visto... Vivir para ver!

viernes, noviembre 13, 2009  
Blogger coletas ha dicho...

lo del IKEA es peor que la jungla, yo me dedico a contar las parejas que veo discutiendo en cada sección, estoy segura que muchos compromisos se han roto por un quítame allá esa mesita Lack

viernes, noviembre 27, 2009  
Blogger Gato ha dicho...

Juas, pues las parejas discutirán, pero yo tengo amigos solteros que se deprimen cuando van a Ikea porque siempre ven parejitas...

jueves, diciembre 03, 2009  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal